-->

lunes, 7 de marzo de 2011

Natanael - Nezib. DICCIONARIO BÍBLICO ADVENTISTA DEL SÉPTIMO DÍA








DICCIONARIO BÍBLICO ADVENTISTA DEL SÉPTIMO DÍA
 




Galeria de The Textile Blog
Ícone de exibição de The Textile Blog

16th century tile and mosaic design


Palace of Ismail Bay 16th century

Tile and mosaic designers and manufacturers from 1500 to 1599.

9 fotos


Created with Admarket's flickrSLiDR.





Contenidos - Contents
EL DICCIONARIO BÍBLICO ADVENTISTA DEL SÉPTIMO DÍA



Natanael - Nezib



Natanael


(heb. Nethanzêl, "Dios da [ha dado]" o "dádiva [don] de Dios"; con. Natan-el; gr. Nathanael, transliteración de la palabra heb. anterior).



1.


Príncipe de la tribu de Isacar durante la 1ª parte de la peregrinación de Israel por el desierto (Nm. 1:8; 2:5; 7:18, 23; 10:15).



2.


Cuarto hijo de Isaí y hermano de David (1 Cr. 2:14).



3.


Sacerdote que tocaba la trompeta en la 827 orquesta cuando se llevó el arca a Jerusalén (1 Cr. 15:24).



4.


Levita, padre del escriba Semaías (1 Cr. 24:6).



5.


Hijo del portero Obed-edom en tiempos de David (1 Cr. 26:4).



6.


Príncipe de Judá enviado por el rey Josafat a enseñar por las ciudades de Judá (2 Cr. 17:7).



7.


Jefe de los levitas en el reinado de Josías (2 Cr. 35:9).



8.


Miembro de la familia de Pasur; se había casado con una mujer extranjera en tiempos de Esdras (Esd. 10:22).



9.


Sacerdote postexílico en tiempos del sumo sacerdote Joiacim (Neh. 12:21).



10.


Hijo de un sacerdote; tocó la trompeta en la dedicación del muro de Jerusalén (Neh. 12:36).



11.


Natural de Caná de Galilea (Jn. 21:2) que por medio de Felipe fue llevado a aceptar a Cristo. Le pareció increíble que el Mesías pudiera provenir de un pueblo de tan baja reputación como Nazaret. Pero su encuentro con Jesús rápidamente dispersó sus dudas y fue su discípulo (1:45-51). El nombre aparece sólo en el Evangelio de Juan, donde, después de la resurrección de Jesús, se lo menciona como asociado con Pedro y los otros discípulos en la captura milagrosa de peces (21:2-6). Muchos eruditos sugieren que se lo identifique con Bartolomé, cuyo nombre aparece con el de Felipe en varios pasajes bíblicos (Mt. 10:3; Mr. 3:18; Lc. 6:14; Hch. 1:13). Como los Evangelios sinópticos mencionan a Bartolomé como uno de los Doce, y su nombre no aparece en el Evangelio de Juan, pero sí el de Natanael como el de uno de ellos, hay cierto apoyo en favor de la identificación de ambos.


Natán-melec


(heb. Nethan-melek, "el rey ha dado", "el don del rey" o tal vez "Moloc ha dado").


Oficial en tiempos de Josías que vivía dentro del área del templo y ocupaba una habitación cerca de donde estaban los "caballos... dedicados al sol", que Josías eliminó (2 R. 23:11).


Navaja


(heb. ta{ar y môrâh).


Hoja filosa para cortar la barba o el cabello (Nm. 6:5; 8:7; Jue. 13:5; etc.). En la antigüedad se la solía hacer de bronce (fig 373). A veces se trataba de un mero raspador para afinar las plumas de escribir. Véase Cortaplumas.


373. Antigua navaja de bronce.




Nave, Gran.



Véase Barco/a.


Navegación.



Como los hebreos vivieron la mayor parte de su historia en el interior de Palestina, no fue un pueblo navegante, aunque a veces se ocuparon de empresas marítimas. En el período de los jueces, Dan y Aser fueron reprendidos por realizar proyectos de pesca o navegación cuando se necesitaba su ayuda para salvar a las tribus de la opresión (Jue. 5:17).


Salomón construyó naves para enviar expediciones a Ofir y a Tarsis, pero contrató constructores de barcos y marineros fenicios (2 Cr. 8:17, 18; 9:21).


El rey Josafat intentó imitar las empresas marítimas de Salomón, pero sus barcos se rompieron en el Golfo de Aqaba (1 R. 22:48). También es posible que el rey Uzías (Azarías) realizara operaciones marítimas partiendo desde Ezión-geber o Elat (2 R. 14:22; 2 Cr. 26:2, BJ; cf Is. 2:6, 16).


Los autores bíblicos con frecuencia se refieren a barcos de otras naciones y su comercio internacional (Pr. 31:14; Ez. 27:4-9; Hch. 28:11; etc.).


Cuando Jonás intentó huir de Palestina a la distante Tarsis, se embarcó en Jope, pero en un barco extranjero (Jon. 1:3, 5, 6). Los barcos usados por Jesús y los discípulos sobre el Mar de Galilea eran botes comunes de pescadores, quizá similares a los que se encuentran allí hoy, que generalmente tenían un mástil para la vela pero también remos, que siempre llevaban consigo (Mt. 8:23, 24; 9:1; 13:2; etc.). El apóstol Pablo sin duda empleó naves de muchas nacionalidades en sus extensos viajes. En 2 Co. 11:25 y 26 nos cuenta de 3 naufragios y de frecuentes "peligros de ríos" y "peligros en el mar ". Lucas, que lo acompañó en su viaje a Roma, nos ofrece un informe detallado y revelador de ese viaje y sus desgracias (Hch. 27). De su descripción se hace evidente que Pablo era un experimentado viajero de mar, alguien que podía dar consejos valiosos, los cuales desafortunadamente no siempre se tuvieron en cuenta (Hch. 27:9-11, 30-34). 828


374. Nave mercante fenicia grabada sobre un antiguo sacófago de piedra.


Aunque la Biblia no dice prácticamente nada acerca de la apariencia y los detalles de construcción de los barcos que menciona, hay mucha información disponible en otras fuentes antiguas. Se han encontrado dibujos de naves en las paredes de las tumbas egipcias, esculpidos sobre piedra en los templos, sobre sarcófagos (fig 374) o en monumentos y, en tiempos posteriores, grabados en monedas. El clima seco de Egipto también conservó antiguos modelos de embarcaciones fluviales y marítimas (fig 66), y recientemente se han descubierto en Gizeh barcos ceremoniales de tamaño real, como los que servían para adorar al sol, pertenecientes al rey Kufu.


Desde tiempos muy antiguos, los ríos fueron arterias principales de tráfico marítimo intenso: el Nilo en Eaipto, y los 2 ríos de la Mesopotamia. En Egipto, las embarcaciones de río fueron construidas con paquetes de juncos o trozos de madera "cosidos" con cuero. Algunas de ellas eran lo suficientemente grandes como para transportar grandes cantidades de carga, aun voluminosos bloques de piedra para los monumentos o diversos edificios. Los barcos para pasajeros tenían camarotes y cubiertas planas. Otros fueron armados como barcos-cocinas, o barcos-carnicerías, que acompañaban a los funcionarios del estado en sus viajes de inspección. Los egipcios también construyeron barcos de alta mar, con los que hacían viajes a lo largo de la costa a Gaza en Palestina, a Biblos en Fenicia, y a las islas de Chipre y de Creta. Los armados sobre el Mar Rojo se enviaban a Punt (quizá la Somalía del África oriental). Eran de madera, con mástiles de abetos del Líbano, y sus proa y popa se curvaban hacia arriba. Esteras a lo largo de los costados añadían comodidad para los viajeros y protegían la carga de la fuerza del viento y de las salpicaduras.


También se usaron como medios de transporte, tanto de cargas como de gente, plataforrnas de vigas apoyadas sobre cueros inflados, que todavía se usan. Las típicas embarcaciones fluviales de la Mesopotamia tenían la forma de canastas circulares, y estaban impermeabilizadas con asfalto, como las actuales guffahs, sus descendientes directas (fig 256). También se usaban barcos de madera como los de otros países. Asimismo, los pueblos mesopotámicos construyeron naves marinas de proa y popa altas, con los que se relacionaban con lugares costeros de Persia, la India, el sur de Arabia, y con Egipto, vía Mar Rojo, como lo muestran antiguas figuras egipcias.


Sin embargo, los armadores de barcos más experimentados en tiempos prerromanos habrían sido los fenicios; sus embarcaciones amarraban en todos los puertos del Mediterráneo. Mantenían conexiones entre el este y el oeste, cambiando materias primas de España, Anatolia, Italia y otros países por papiro y lino de Egipto, productos metálicos o tejidos de lana de Mesopotamia, y aceite y vino de Palestina y Siria. Eran, según las normas de la antigüedad, grandes barcos de carga, aunque parecerían pequeños en comparación con los modernos. Ez. 27:5-9 describe una nave mercante tiria hecha de tablones de madera calafateados, con mástil, toldo, velas de lino y remos de encina; la descripción también incluye remeros y pilotos.


Antes se creía que "naves de Tarsis"* (1 R. 10:22; Is. 2:16; etc.) era el nombre de un tipo de barco marítimo que podía viajar hasta Tartesos, en España. Sin embargo, Albright ha sugerido que el término significa "barcos cargados de minerales", o "barcos de refinerías", que llevaban cargas de minerales de cobre o hierro desde los países que los producían hasta las ciudades donde se los fundía.


En tiempos romanos la industria naviera podía suministrar barcos de tamaño formidable para las flotas mercante o militar. La nave que llevó a Pablo a Roma transportaba 276 personas, además de una carga de trigo (Hch. 27:37, 38). Cierta vez Josefo viajó en una que embarcó a 600 personas. Luciano describe una embarcación alejandrina para cereales, el Isis, que tenía unos 55 m de largo y unos 14 829 m de ancho.


Probablemente desplazaba no más de 1.000 toneladas, pero esa nave era excepcionalmente grande. De acuerdo con la descripción de Lucas, la que llevaba a Pablo tenía una vela delantera que podía ser izada o arriada (Hch. 27:40). Esto implica que tenía por lo menos 2 mástiles: uno delantero y uno principal. Era gobernado por un timón -por lo general 2 remos grandes-, y llevaba 4 anclas en la popa. Arrastraba un bote que podía ser izado a cubierta mediante cuerdas o pescantes (vs 30-32). También estaba equipado para hacer sondeos (v 28), y tenía una tripulación que trabajaba bajo la dirección de un capitán y del dueño (v 11). Para asegurar la nave en medio de una tempestad y evitar que se desarmara, se la rodeaba con sogas o cadenas para reforzarla (v 17; gr. skéuos, "cosa [objeto]", cuya naturaleza específica está determinada por el contexto o por el agregado de una frase: en este caso específico, a las velas y otros equipos o implementos que podían ser tirados o removidos en caso de tormenta). Un barco generalmente tenía un estandarte o símbolo de algún dios por el que se lo conocía, pintado o esculpido en los lados de la proa (28:11). En la Biblia no se mencionan las galeras romanas -largas, esbeltas y livianas- que eran propulsadas por numerosos remos y tenían agudos arietes en la proa para romper los barcos enemigos.


Bib.: FJ-L 3; S. Yeivin, "Did the Kingdom's of Israel have a Maritime Policy?" [¿Tuvo política marítima el Reino de Israel'?], JQR 3 (Enero de 1960):193-228.


Nazareno


(gr. nazÇráiÇs y nazar'nós, "de Nazaret").



1.


Término aplicado a Cristo (Mt. 2:23; Mr. 14:67; etc.). Como el pasaje de Mateo habla de Nazaret como la aldea paterna de Jesús, parece que el autor lo usa en el sentido de "habitante de Nazaret". Sin embargo, su afirmación de que era el cumplimiento de una profecía provoca una dificultad, porque no se la puede encontrar en el AT. Es posible, por supuesto, que Mateo se refiriera a alguna predicción inspirada que no está contenida en el canon sagrado. Algunos comentadores han interpretado nazÇráiÇs como "nazareo", pero Jesús no fue nazareo (Mt. 11:19; Lc. 7:33, 34; cf Nm. 6:2-4). Otros piensan que el término griego se refiere a la profecía mesiánica de Is. 11:1, que habla del nêtser, "vástago", y que Nazaret pudo haber derivado su nombre de la raíz de esa palabra (nâtsar).



2.


Término aplicado a los cristianos (Hch. 24:5) como seguidores del que provino de Nazaret, es decir, Jesucristo. Parece haber sido usado en forma despectiva.


Nazareo


(heb. nâzîr, "separado [dedicado, consagrado]"; del verbo nâzar, "separar[se]", "consagrar[se]", "dedicar[se]" o "abstener[se]" para uso ceremonial o religioso).


Persona que tomó ciertos votos especiales voluntarios y temporarios con los que se dedicó a Dios (Nm. 6:2). Quien hacía el voto seguía viviendo una vida normal en la sociedad, con la excepción de que: 1. Se abstenía de todo producto derivado de la vid (vs 3, 4). 2. Dejaba de cortarse el cabello (v 5). 3. Se abstenía de acercarse a un cuerpo muerto para evitar la contaminación ritual (v 6); si por accidente se ponía en contacto con un cadáver debía ofrecer sacrificios específicos y comenzar de nuevo todo el período de su voto (vs 9-12). Un nazareo era "santo para Jehová" todos los días de su "nazareato" (separación; v 8). Al final del período que había especificado se debía presentar ante el sacerdote con ciertos sacrificios indicados, y se debía cortar el cabello y quemarlo (vs 13-21).


Algunos, como Samuel (1 S. 1:11) y Juan el Bautista (cf Lc. 1:15) fueron nazareos para toda la vida. Los padres de Sansón recibieron la instrucción de que su hijo debía ser nazareo desde su nacimiento (Jue. 13:5, 7), pero éste fue notoriamente infiel a ese voto. Amós menciona a ciertas personas impías que tentaron a un grupo de nazareos a quebrantar sus votos de abstinencia total de bebidas embriagantes (Am. 2:11, 12). Pablo hizo lo que aparentemente era una forma modificada del voto de nazareo como preparación para su última visita a Jerusalén (Hch. 18:18; 21:20-26). No hay registros de personas que voluntariamente hayan hecho el voto para toda su vida, y en todos los casos fueron los padres quienes tomaron tales votos en favor de sus hijos.


Nazaret


(gr. Nazará, Nazarét y Nazaréth, "vástago [renuevo]").


El nombre proviene de una palabra hebrea o aramea, Natsareth, como aparece en una antigua inscripción en piedra del s III o IV d.C., de la lista de pueblos de sacerdotes, encontrada durante las excavaciones en Cesarea (1960-1962).


Pueblo donde vivían José y María, y donde Jesús pasó su niñez (Lc. 2:39), y según parece, la mayor parte de su vida hasta los 30 años (vs 51, 52; Mt. 2:23). Allí predicó al comienzo de su ministerio público en Galilea (Mt. 4:13; Mr. 1:9; Lc. 4:16-18). Como resultado, se lo llamó "el profeta de Nazaret" (Mt. 21:11; cf Hch. 10:38). Pero a los habitantes de su pueblo no les gustó su predicación y lo rechazaron 830 2 veces, y por lo menos una vez trataron de matarlo (Lc. 4:28-31; Mt. 13:54-58; Mr. 6:1-6). La población no se menciona en el AT, ni en las obras de Josefo ni en los escritos rabínicos de los judíos. Esto indica que debió haber sido un lugar insignificante y pequeño en tiempos precristianos.


375. Nazaret.


La aldea que está ahora sobre el sitio de la antigua Nazaret se llama en-Nâtsirah. Está situada en la Galilea inferior, inmediatamente al norte de la gran llanura de Esdraelón, a unos 100 km al norte de Jerusalén, y a unos 27 km al oeste del extremo sur del Mar de Galilea. Se halla a unos 350 m s.n.m. y a unos 280 m sobre la llanura de Esdraelón, en una depresión rodeada por cerros, en forma de pera, de 1,6 km de diámetro. La parte estrecha de la pera está hacia el sur y se abre mediante una garganta angosta y sinuosa hacia la llanura de Esdraelón. Desde los tiempos bizantinos el Jebel el-Qafs' ha sido señalado como "la cumbre del monte" de donde quisieron despeñar a Jesús (Lc. 4:16-30). Pero el lugar tradicional no tiene un barranco verdadero, como parecería exigirlo el relato.


Por tanto, algunos eruditos modernos creen que es más probable que sea el lugar que está cerca de la iglesia maronita, donde hay varios puntos escarpados de 6 a 15 m de altura. Como hay solamente un manantial en el pueblo, la así llamada Fuente de la Virgen, la tradición afirma que María obtenía el agua para su familia de allí, lo cual probablemente sea correcto (fig 375). El pueblo de Nazaret actual tiene casi un 50% de cristianos. Mapa XVI, C-3.


De interés es la "Inscripción de Nazaret", descubierta en 1878. Es una placa de mármol que contiene un texto griego, ahora conservada en el Louvre, en París. Estuvo por muchos años en la colección de Froehner, sin que se reconociera su valor hasta 1930. El texto contiene un decreto emitido por un emperador romano, no mencionado, que prohibe bajo pena de muerte los robos de tumbas, incluyendo las de los parientes, o cambiar un cuerpo de una tumba a otra. La fecha de la inscripción es discutida.


Algunos la ubican a comienzos del período del imperio; otros en el s II d.C. Es muy improbable que tenga alguna relación directa con la acusación hecha a los discípulos de que habían robado el cuerpo de su Maestro (Mt. 28:12-15), aunque arroja un rayo de luz interesante sobre este evento. Si procede del período anterior a la crucifixión, demostraría que no había lugar para la acusación, porque las autoridades ciertamente habrían llevado a juicio a los discípulos de Jesús, y el hecho de que no se hizo mostraría que los Gobernantes de Judea no tenían esperanza de demostrar su acusación en un juicio público con los soldados 831 romanos como testigos muy poco confiables.


376. Puerto y ciudad de Kavalla, la antigua Neápolis, en Macedonia.




Bib.: M. Avi-Yonah, IEJ 12 (1962):137-139; F. M. Abel, RB 39 (1930):567-571; R. Tonneau, RB 40 (1931):544-564; S. A. Cook, PEFQS 64 (1932):85-87.


Nea


(heb. Nê{âh, quizá "declive").


Lugar en la frontera del territorio de Zabulón (Jos. 19:13); no identificado con certeza.


Neápolis


(gr. Neápolis, "ciudad nueva"; nombre de varias ciudades del mundo antiguo, una de las cuales aparece en el NT).


Puerto de mar en Filipos, Macedonia, sobre el Golfo Estrimoniano, a unos 16 km al sudeste de esta ciudad. En este lugar llegaba al mar la carretera llamada Vía lgnacia después de cruzar Macedonia de oeste a este; hoy el sitio se llama Kavalla. Fue el 1º punto que tocó Pablo en Europa.


Desembarcó allí en su 2º viaje misionero en camino a Macedonia en respuesta a la visión que había tenido en Troas (Hch. 16:11). Que no se quedara en Neápolis, sino que siguiese derecho a Filipos, se debió probablemente a la ausencia de una comunidad judía en ella, porque su costumbre era comenzar su labor en una región nueva primero entre los judíos antes de ir a los gentiles (fig 376). Mapa XX, A-3.


Nearías


(heb. Ne{aryâh, "muchacho [siervo] de Yahweh").



1.


Descendiente postexílico de David (1 Cr. 3:22, 23).



2.


Líder militar simeonita que peleó contra el resto de los amalecitas en tiempos del rey Ezequías (1 Cr. 4:42, 43).


Nebai


(heb. K Nêwbây, "mi fruto"o"fructífero").


Judío destacado que puso su sello en el pacto de Nehemías (Neh. 10:19).


Nebaiot


(heb. Nebâyôth, "alturas"; el primer elemento es probablemente el nombre del dios babilonio Nabu, el hijo de Marduk; cun. Nabayâti o Nibazâti).


Hijo de Ismael (Gn. 25:13, 16; 28:9; 36:3) y cabeza ancestral de una tribu árabe rica en rebaños (Is. 60:7). Como se la menciona junto con la de Cedar, se la debe buscar en el desierto sirio. En los registros cuneiformes también aparece junto con Cedar. Es tentador identificar a Nebaiot con los nabateos de épocas posteriores, pero esta similitud es probablemente incorrecta, ya que los nabateos escribían su nombre con una t, y la tribu de Nebaiot con una t, 2 letras semíticas que pocas veces se confundían. En 3 inscripciones temanitas (un dialecto de Arabia del norte) del s VI a.C. encontradas en Jebel Ghunaim, a unos 13 km al sur de Tema en Arabia noroccidental, se menciona una guerra contra Nebayat. Esto muestra que a esta tribu no se la debe confundir con los nabateos, que escribían su nombre Nabatû, Nabat y Anbat en fuentes nabateas y arábigas.


Bib.: A. Negev, IEJ 22 (1972):58-60.


Nebalat


(heb. Neballât, de significado incierto).


Pueblo postexílico de Benjamín (Neh. 11:34), ahora Beit Nabala, a unos 20 km al este sudeste de Jope.


Nebo


(heb. Ne, "elevado" o "profeta [pregonero]"; ac. Nabú).



1.


Pueblo al este del Jordán ocupado y fortificado por la tribu de Rubén (Nm.
32:38
). La Piedra Moabita* (líneas 14-16) describe cómo el rey Mesa de Moab conquistó el pueblo y destruyó el lugar de culto dedicado a Yahweh.


En tiempos de los profetas Isaías y Jeremías el pueblo estaba aún en manos de los moabitas (Is. 15:2; Jer. 48:1, 22). Ha sido provisoriamente identificado con Khirbet el-Mekhaiyet, a unos 3 km al sudeste de Râs es-Siâghah.


Bib.: B. Bagatti. EAEHL III:926.


377. El monte Nebo.





2.


Monte o cumbre en el cordón de Abarim (Nm. 33:47; Dt. 32:49; 34:1). La cadena, o tal vez sólo su extremo norte, era aparentemente conocido como Pisga (Dt. 3:27; 34:1). Nebo estaba "enfrente de Jericó", y era una de las cumbres más altas. Desde él se podía ver una gran extensión de la Palestina oriental y occidental. Desde esta cumbre Moisés vio la tierra prometida, pero murió sin entrar en Canaán (34:1-8). La altura se debe identificar probablemente 832 con el Jebel Neb~, a unos 16 km al este de la desembocadura del Jordán. Sin embargo, una tradición cristiana se ha aferrado al Râs es-Siâghah, de unos 800 m s.n.m., donde hay ruinas de una iglesia bizantina excavada desde 1933 a 1939. La vista desde este lugar es soberbia. Se puede ver el Mar Muerto y seguir su orilla occidental hasta al sur de En-gadi. Exactamente hacia el oeste están las laderas áridas de los cerros de Judea que forman el desierto de Judea, con la llanura tropical de Jericó y el valle del Jordán en primer plano. En el horizonte oeste se ve el monte de los Olivos. Hacia el norte, el monte Gerizim, el monte Ebal y otros cerros de Efraín. En el norte más distante, en días claros, es posible ver el perfil de los montes de Gilboa y Tabor, en el borde de la llanura de Esdraelón, y a veces el monte Hermón cubierto de nieve. También se extiende ante la vista la tierra de Galaad y la llanura donde acamparon los israelitas cuando murió Moisés. Sólo el panorama hacia el este y el sur está obstruido por otras cumbres montañosas (figs 377, 378). Mapa II, C-3.


Bib.: B. Bagatti, EAEHI, III:923-926.


378. Vista hacia la Palestina occidental desde el monte Nebo.




379. Estatua dedicada a Nabu por Bel-tarsi-iluma, encontrada en Nimrûd, la Cala bíblica.





3.


Pueblo en la Palestina occidental al que ciertos descendientes de sus habitantes anteriores regresaron de Babilonia con Zorobabel (Esd. 2:29; Neh. 7:33); identificado con Nûb~, cerca de Ajalón, en Judá, a unos 19 km al noroeste de Jerusalén.



4.


Dios babilonio, hijo de Marduk; también llamado Nabu. Su templo principal, Ezida, estaba en Borsipa, ahora Birs Nimrûd, a unos 19 km al sudsudeste de Babilonia. Nabu fue adorado como dios de la sabiduría, de la elocuencia y especialmente del arte de escribir, ya que se lo consideraba el escriba del universo y el custodio de las tabletas del destino de los dioses. Su imagen era llevada a Babilonia durante las festividades anuales del Año Nuevo para que pudiera gozar de una reunión con su padre Marduk. En Is. 46:1 Nebo se menciona junto con Bel (Marduk), su padre.


Necao


(heb. Nekôh y Ne; egip. Nk3w; inscripciones asir., Nikû).


Faraón de Egipto, generalmente conocido como Necao II. Era hijo de Psamético I, el faraón que fundó la dinastía 26ª de Egipto. Necao reinó desde el 610 hasta el 595 a.C. Continuó la política de su padre, quien había ayudado al remanente asirio después de la caída de Nínive, considerando que interesaba a Egipto mantener vivo el reino asirio de Asur-ubalit como un estado tapón entre Egipto y Babilonia. En el 609 a.C., de acuerdo con la cronología bíblica adoptada por este Diccionario, Josías de Judá intentó detener la marcha de Necao hacia el norte, pero en la batalla que se libro en Meguido el rey hebreo fue herido mortalmente (2 R. 23:29; 2 Cr. 35:20, 21-23). Después que hubo consolidado su poder sobre Siria y Fenicia, citó a Joacaz, el hijo de Josías, a Ribla, en Siria, su cuartel general, y lo destronó después de haber reinado sólo 3 meses, y puso en su lugar a su hermano Joacim como rey, y gravó con un pesado tributo a Judá (2 R. 23:33-35). En el 605 a.C., las fuerzas caldeas, al mando del príncipe heredero Nabucodonosor, venció decisivamente a Necao en Carquemis y otra 833 vez cerca de Hamat. Egipto se salvó en esa ocasión de una invasión babilónico sólo por la muerte repentina de Nabopolasar, padre de Nabucodonosor, que obligó a éste a abandonar su plan de invadir Egipto en ese momento. De acuerdo con las tabletas de la Crónica Babilónica, el siguiente choque entre Nabucodonosor y Necao ocurrió en el 601 a.C. Esta batalla terminó en derrota o semiderrota para el rey caldeo, pues la información que proporciona dice que su ejército sufrió pérdidas tan grandes que durante el año siguiente no pudo salir en la campaña militar acostumbrada, sino que tuvo que quedarse en Babilonia para reforzar sus tropas. Sin embargo, Necao también tiene que haber experimentado grandes bajas, porque parece no haber podido aprovechar su victoria y reocupar sus posesiones asiáticas perdidas. En realidad, no se aventuró más a las regiones pretendidas por los babilonios (2 R. 24:7).


380. Tazón encontrado en Persépolis. Presenta los nombres y títulos del faraón Necao II en geroglíficos egipcios.


Necao patrocinó la inmigración de colonos griegos; se considera que gastó mucha energía excavando un canal entre el Mar Rojo y el Nilo, que permaneció incompleto hasta el tiempo de Darío I; e hizo circunnavegar el África a una flota fenicia. Véase la fig 380.


Necio/a


(heb. generalmente 'ewîl y kesîl; gr. generalmente áfron y mÇrós.


Las palabras hebreas aparecen con frecuencia en Proverbios y Eclesiastés, pero pocas veces en otros libros. Mientras el sabio o prudente es quien teme a Dios, el necio no: piensa y actúa con necedad, y descuida al Creador por amor a la comodidad y los placeres, o voluntariamente lo desafía. Por tanto, maldad y necedad son expresiones casi sinónimos.


Por tal razón, Salomón contrasta al necio con el hombre que persigue la sabiduría (Sal. 14:1; 92:6; 94:8; etc.). Las palabras traducidas como "necio" en el NT generalmente designan a una persona "insensata", "ignorante", "sin entendimiento" o "loca" (Mt. 5:22; 23:17, 19; Lc. 12:20; 2 Co. 11:16, 23; etc.).


Necoda


(heb. Neqôdâ', "polla de agua [manadero]"; nombre bab. que aparece en ac. como Niqudu).



1.


Cabeza ancestral de una familia de sirvientes del templo (Esd. 2:48; Neh.
7:50
).



2.


Antepasado de ciertos repatriados que no pudieron comprobar su genealogía (Esd. 2:60; Neh. 7:62). Probablemente es la misma familia que Necoda 1.


Necromancia.



Véase Nigromante.


Nedabías


(heb. Nedabyâh, "Yahweh ha sido generoso" o "Yahweh impele"; cun. Nadbiyâu; un nombre similar, Nedabel, "Dios ha sido generoso", se encuentra en antiguos sellos heb. y en un trozo de cerámica aram.).


Hijo del rey Jeconías (Joacim) de Judá (1 Cr. 3:18).


Nefeg


(heb. Nefeg, tal vez "renuevo" o "perezoso").



1.


Levita coatita de la casa de Izar y hermano del rebelde Coré (Ex. 6:21; cf
Nm. 16:1).



2.


Hijo de David que nació en Jerusalén (2 S. 5:15; 1 Cr. 3:7; 14:6).


Nefisesim


(heb. Nefîshesîm, "expansiones").


Otro nombre de Nefusim* (Neh. 7:52).


Neftalí


(heb. Naftâlî, "mi lucha"; gr. Nefthalí).



1.


Hijo de Jacob y la criada de Raquel, Bila. El nombre le fue dado por Raquel para indicar cómo había "luchado" con su hermana para obtener un niño como evidencia del favor de Dios (Gn. 30:7, 8). Fue el padre de 4 hijos y el antepasado de una tribu que llevó su nombre (Gn. 46:24; Nm. 26:48,49).



2.


Tribu que descendio de Neftalí 1. Estaba dividida en 4 grandes familias que tenían como antepasado a sus 4 hijos (Gn. 46:24; Nm. 26:48. 49).


Durante los años de la peregrinación por el desierto la tribu acampó al norte del tabernáculo, junto con las de Dan y Aser (Nm. 2:25-29). Su príncipe durante esos años fue Ahira, hijo de Enán (1:15; 2:29); más tarde fue Pedael, hijo de Amiud (34:28). Nahbi, hijo de Vapsi, fue el representante de la tribu entre los 12 espías (13:14).


Neftalí recibió territorio en Galilea. Su frontera oriental era el Jordán superior y los lagos Hulé y de Galilea. Por el sur lindaba con las de Isacar y Zabulón, y por el oeste con la de Aser (Jos. 19:32, 34). Al norte estaba el territorio de los fenicios, y más tarde, el 834 de Dan. Su superficie tenía menos de 80 km de norte a sur y de 15 a 30 km de este a oeste. Su suelo era fértil y más bien montañoso. Entre sus ciudades fortificadas estaban Hazor, Cedes, Irón y Bet-anat (Jos. 19:35-39). Tres fueron asignadas a los levitas gersonitas: Cedes, Hamot-dor y Cartán, como residencia; Cedes era, además, una ciudad de refugio (Jos. 20:7; 21:6, 32; 1 Cr. 6:62, 76). Mapa VI, B/C-3.


Neftalí no pudo echar a los cananeos de todas las ciudades fortificadas dentro de su territorio asignado, pero eventualmente las hizo tributarios (Jue. 1:33). En los registros del período de los jueces se lo menciona 2 veces: la 1ª, por haberse distinguido en la guerra contra el rey de Hazor al exponer "su vida a la muerte... en las alturas del campo" (4:6, 10; 5:18); y la 2ª, al responder al llamado de Gedeón pidiendo ayuda para expulsar a los opresores madianitas (6:35; 7:23). Se menciona a la tribu en tiempos de David, cuando 1.000 capitanes con 37.000 soldados vinieron a David en Hebrón para hacerlo rey sobre todo Israel, probablemente después de la muerte de Is-boset (1 Cr. 12:34-38). El líder de la tribu en los días de David fue cierto Jerimot, hijo de Azriel (27:19). El mayordomo para la tribu en tiempos de Salomón fue Ahimaas, yerno del rey (1 R. 4:15). Hiram, el gran artífice y maestro en tiempo de Salomón, era hijo de una viuda de Neftalí (7:14).


La tribu fue invadida por los sirios y sufrio mucho bajo Ben-adad I de Damasco (1 R.15:20; 2 Cr. 16:4) en el s IX a.C. Un siglo y medio más tarde sus habitantes fueron deportados a Asiria por Tiglat-pileser III (2 R. 15:29).


Isaías profetizó que "a la tierra de Zabulón y a la tierra de Neftalí" en "Galilea de los gentiles" llegaría gran luz (Is. 9:1, 2). Esta predicción se cumplió en los días de Cristo, cuando su ministerio benefició a esta región más que a cualquier otra de Palestina (Mt. 4:12-16). Ciudades famosas de los tiempos del NT -Capernaum, Corazín y Tiberias- estaban en el territorio que perteneció a Neftalí.


En su profecía de la tierra ideal de Canaán para un Israel restaurado, Ezequiel ubica a Neftalí entre Aser y Manasés (Ez. 48:3, 4); Neftalí es una de las 12 tribus que Juan vio que el ángel sellaba (Ap. 7:6).



3.


Monte ubicado en la región de Neftalí; por el contexto bíblico tal vez se refiera al monte Tabor (Jos. 20:7).


Neftoa


(heb. Neftôaj, "abierto [abertura]").


"La fuente de las aguas de Neftoa" estaba en la frontera entre Judá y Benjamín (Jos. 15:9; 18:15). Usualmente se identifica el manantial con Lift~, una vertiente a unos 4 km al noroeste de Jerusalén. El hebreo sin vocales de la frase "aguas de Neftoa" es My Nptwj, que puede representar Mynptj, un término en el que se puede reconocer el nombre del rey egipcio Merneptah.


Nefusim


(heb. Nefûshesîm, Nefûsîm, K Nefîsîm."expansiones").


Familia de servidores del templo, algunos de cuyos miembros regresaron de Babilonia con Zorobabel (Esd. 2:50; Neh. 7:52). Es posible que sus antepasados hayan sido originalmente cautivos nabateos de la tribu edomita de Nafis.*


Neginot.



Véase Salmos, Los (III.B.2).


Negocios.



Traducción de varios ténninos hebreos y griegos: 1. Heb. dâbâr, "palabra", "informe", "materia", "asunto" (Jos. 2:14, 20). 2. Heb. melâ'kâh, "obra", "empresa", "tarea" (Gn. 39:11; Pr. 22:29; Dn. 8:27). 3. Gr. en tóis tóu patrós mou déi einái me, literalmente "en las cosas de mi Padre" (Lc. 2:49), lo cual se puede referir a lo asuntos que el Padre le había encargado o lo que tenía que ver con "la casa de su Padre" (es decir, con las construcciones que pertenecían en especial sentido al Padre). 4. Gr. spoude', "celo", "diligencia" (Ro. 12:11).


Neguev


(heb. Negeb, "[tierra] seca"; egip. Ngb).


Expresión que aparece con frecuencia en la RVR para designar la región sur de la Palestina cultivable y densamente poblada. A menudo se la traduce como "sur". Solo ciertas partes del Neguev son habitables, por causa de la escasez de manantiales y de la poca cantidad de lluvia. Sin embargo, las numerosas ruinas antiguas que se encuentran en la región revelan que en tiempos anteriores a los de los israelitas, cuando Palestina estaba bajo el control egipcio, y también durante la ocupación nabatea (100 a.C.-100 d.C.), vivió allí una población mayor que la de otros períodos. El nombre se encuentra en textos egipcios que muestran las conexiones entre el país del Nilo y esa región. El AT distingue diversas partes del Neguev, de acuerdo con las tribus que vivía allí: habla del "Neguev... de los cereteos" y del "Neguev de Caleb" (1 S. 30:14), el "Neguev de Judá", el "Neguev de Jerameel" y el "Neguev de los ceneos" (27:10). Por causa de la falta de unidad geográfica y política de su territorio, era una región ideal para que las tribus que hacían incursiones, como los amalecitas o los edomitas, pudieran controlar las principales rutas de caravanas que cruzaban el área. Como lo indican las investigaciones arqueológicas recientes, durante el período romano 835 las técnicas de conservación del agua llegaron a ser tan refinadas que ciertas secciones del Neguev mostraron tanta fertilidad como otras partes de Palestina. Siglos de abandono, sin embargo, han convertido otra vez el Neguev en un desierto con pocos oasis, como el de Cades-barnea, una región en la que sólo podían vivir los beduinos. Durante los últimos años se han hecho esfuerzos intensos para volver a cultivar la región, y hacerla productiva como para sostener una población sedentaria. Beerseba es la ciudad más importante del Neguev; está en una encrucijada en el extremo norte. La forma Negev es ahora la más frecuente para ese nombre. Mapa II, D 2/3.


Nehelam


(heb. Nejelâmî, quizá "soñó").


Pueblo no identificado de donde procedía el falso profeta Semaías, o tal vez
el nombre de una persona de la cual descendía (Jer. 29:24, 31, 32).


Semaías envió cartas a Jerusalén, desde Babilonia, donde se hallaba entre los exiliados, quejándose de las profecías de Jeremías. Este lo llamó "falso profeta" y predijo su muerte en el exilio (vs 24-32).


Nehemías


(heb. Nejemyâh, "Yahweh ha consolado [consuela]" o "consolación de Yahweh"; también aparece en un antiguo sello heb. y en un trozo de tiesto de Arad).



1.


Dirigente que regresó de Babilonia con Zorobabel (Esd. 2:2; Neh. 7:7).



2.


Judío del período postexílico; era hijo de Hacalías (Neh. 1:1). Fue nombrado gobernador de Judea por Artajerjes I, rey de Persia, y se distinguió como reconstructor del muro de Jerusalén. Cuando se lo menciona por la 1a vez era un oficial de confianza en la corte del mencionado monarca (año 20º del reinado; 445/444 a.C.; vs 1, 11). Una seria rebelión en Egipto, y posteriormente otra en la satrapía de Más Allá del Río, en la que estaba Judea, había interrumpido las comunicaciones entre Susa, la capital persa, y Palestina. Finalmente le llegó un informe a Nehemías que decía que sus conciudadanos en Jerusalén sufrían un "gran mal y afrenta", y que el muro había sido derribado y las puertas quemadas (vs 1-3). Nehemías ayunó e hizo duelo por un tiempo. El rey lo notó y le preguntó la razón de su apariencia triste (1:4-2:3). Nehemías aprovechó la oportunidad para hacerle un pedido en favor de su pueblo y, en respuesta, recibió el encargo de volver a Jerusalén por un tiempo determinado para llevarles la ayuda necesaria (2:4-6). Con la carta real que autorizaba su misión y le daba poderes para obtener los materiales que necesitaría en la restauración del muro, de la fortaleza y del templo de Jerusalén (vs 7, 8), Nehemías, también nombrado gobernador de Judea, viajó a la satrapía de Más Allá del Río, presentó sus credenciales reales a las autoridades correspondientes y llegó a Jerusalén (vs 9-11). Mientras mantenía sus planes en secreto, inspeccionó el muro de noche y luego presentó su idea para reedificar la muralla a los dirigentes de la ciudad (vs 12-18). El trabajo se comenzó enseguida y, a pesar de los repetidos intentos en detenerlo (4:1-23), fue completado en un tiempo relativamente breve (6:1-19).



3.


Dirigente de la mitad del distrito de Betsur. Reparó una sección del muro de Jerusalén bajo la dirección de Nehemías (Neh. 3:16).


Nehemías, Libro de.



Libro histórico del período posterior al cautiverio o a la restauración. En el antiguo canon hebreo, los libros de Esdras y Nehemías formaban parte de uno solo, llamado Esdras. Así Esdras-Nehemías es la continuación de Crónicas, ya que retoma el hilo de la historia judía con la restauración del cautiverio babilónico. El estilo y el lenguaje de Crónicas, Esdras y Nehemías sugieren que son obra de un mismo autor. En vista de que la lista de sacerdotes y levitas en Neh. 12 no contiene nombre alguno de quienes vivieron después de c 400 a.C., se conjetura que Nehemías fue escrito más o menos por esa fecha.



I. Autor


El Talmud (Baba Bathra 15a) identifica a Esdras como el principal autor, y a Nehemías, contemporáneo de Esdras, como la persona que completó el trabajo. Nehemías sirvió como gobernador de Jerusalén, y Esdras, un sacerdote, como dirigente espiritual. Por un tiempo, sus esfuerzos conjuntos hicieron mucho para lograr bendiciones materiales y espirituales para el pueblo.



II. Ambientación


El decreto del 457 a.C. otorgó a los judíos una autonomía virtual bajo los persas. Los poderes civiles y judiciales les fueron devueltos a los líderes locales, y la ley de Moisés llegó a ser una vez más la ley nacional.


Exceptuando el pago de impuestos, los judíos tenían libertad de acción, y en lugar de ciertos gravámenes se les dieron generosos subsidios reales de la tesorería de la satrapía de Más Allá del Río. Las actividades de Esdras durante los 13 años anteriores a la llegada de Nehemías son poco conocidas. Sin embargo, se sabe que siguió silenciosamente con sus reformas; una de ellas tuvo que ver con los casamientos mixtos (Esd. 9 y 10). Durante este período, Megabises, gobernador de la provincia conocida como Más Allá del Río (que incluía Judea), se rebeló por varios años contra el rey de Persia. Los judíos siguieron leales a Artajerjes, pero fueron acusados falsamente 836 por sus enemigos samaritanos como partidarios de Megabises. Artajerjes concedió permiso a los samaritanos para detener la construcción del muro de Jerusalén, quienes se tomaron la libertad de destruir porciones del muro y quemar las puertas de la ciudad (Esd. 4:21; Neh. 1:3). Cerca del fin del 445 a.C., Hanani, hermano de Nehemías, y otros judíos llegaron a la capital persa, aparentemente con las primeras noticias de Jerusalén desde que la rebelión de Megabises había sido aplastada.



III. Contenido


Aunque era un judío fiel, Nehemías había progresado hasta un cargo de responsabilidad en la corte persa. Aparentemente era muy instruido, y tenía una habilidad natural como administrador y organizador. Al recibir la noticia de la triste situación en Jerusalén, unos 12 años después del regreso de Esdras a la ciudad, Nehemías quedó muy afectado (Neh. 1:1-3), y como Daniel (cf Dn. 9:3) ayunó y oró por muchos días (Neh. 1:4-11). Unos 4 meses más tarde (2:1; cf 1:1) ya tenía listo un plan efectivo para llevar alivio a sus conciudadanos que sufrían y eran molestados en Jerusalén.


Parece que esperó una situación apropiada para hacer el pedido al rey (2:1-6), a quien solicitó un encargo real que le permitiera ir y restaurar la suerte de su pueblo (v 5). Artajerjes aprobó la sugerencia y le entregó cartas para que el gobernador de la satrapía le proporcionara transporte, maderas y otros elementos que necesitaba para reconstruir la muralla de la ciudad (vs 6-8). Provisto de los poderes necesarios para cumplir su misión, fue a Jerusalén acompañado por un grupo de hombres a caballo y oficiales reales del ejército (vs 9, 11). Después de inspeccionar el muro de noche (vs 12-16), Nehemías citó a los dirigentes y los llamó a levantarse y edificarlo (vs 17, 18). Respondiendo de todo corazón, los obreros se organizaron para reparar sectores que habían sido derrumbados y reconstruir algunas de las puertas (cp 3). Cuando los enemigos tradicionales de los judíos en los territorios vecinos tuvieron noticias de la reconstrucción, conspiraron para anular el propósito de Nehemías. Entre ellos estaba Sanbalat,* gobernador de Samaria; Tobías,* un importante oficial o un noble de Amón; y Gesem,* un alto oficial árabe (2:10, 19). Pero Nehemías demostró ser un líder decidido, capaz e intrépido. No pasó por alto la amenaza que planteaban sus enemigos, pero por otro lado no se dejó amedrentar. Sencillamente continuó su obra. Durante todo el tiempo en que se reconstruía la muralla, estos enemigos intentaron perturbarla; aparentemente abandonaron su empeño sólo cuando la tarea se terminó apenas 52 días después de iniciada (Neh. 6:15). Una solemne e impresionante ceremonia señaló la dedicación del muro (12:27-43).


Después, Nehemías se dedicó a su trabajo de gobernador: instituyó reformas sociales y abogó en la causa de los oprimidos por los ricos (5:1-14); repobló la ciudad (cps 7; 11:1 -19); y, en cooperación con Esdras, atendió las necesidades espirituales del pueblo, incluyendo la lectura pública de la ley y la instrucción religiosa (cp 8-10). Cuando preparó un pacto de reforma y llamó a la gente a suscribirlo, los dirigentes, los sacerdotes y el pueblo lo ratificaron solemnemente con su firma, comprometiéndose a adorar al verdadero Dios (cps 9 y 10). Después de servir como gobernador de Judea por 12 años (5:14), Nehemías regresó a Susa por un tiempo no especificado, pero más tarde volvió a Jerusalén para un 2º período como gobernador (13:6, 7). En el intervalo, la gente había recaído en el pecado, de modo que fueron necesarias nuevas reformas (vs 10-31; véase CBA 3:321-326). Para mayores detalles, véase Esdras, Libro de.


Nehilot.



Véase Salmos, Los (III.B.3).


Nehum


(heb. Nejûm, "consuelo" o "consolado"; aparece en antiguas inscripciones heb. y fen.).


Dirigente de los exiliados que regresaron de Babilonia con Zorobabel (Neh.
7:7
). Se lo llama Rehum en Esd. 2:2, una variante que probablemente resultó de la similitud de las letras hebreas postexílicas n y r. Véase Rehum 1.


Nehusta


(heb. Nejushtâz, "serpiente" o "cobre [bronce]").


Esposa del rey Joacim y madre del rey Joaquín; era hija de Elnatán, de Jerusalén (2 R. 24:8).


Nehustán


(heb. Nejushtân, [cosa] "de cobre [bronce]"; aparentemente una combinación de nâjâsh ["serpiente"] y nejôsheth ["cobre (bronce)"]).


Nombre que se le dio a la serpiente de bronce que Moisés levantó en el desierto (2 R. 18:4). Véase Bronce, Serpiente de.


Neiel


(heb. Ne{î'êl, "Dios es placentero", "morada de Dios" o "movido por Dios").


Pueblo en la frontera de Aser (Jos. 19:27); identificado con Khirbet Ya{nîn, a unos 13,5 km al este sudeste de Aco.


Nemuel


(heb. Nemû'êl, tal vez "día de Dios").



1.


Rubenita, hermano de los rebeldes Datán y Abiram (Nm. 26:9).



2.


Hijo de Simeón (Nm. 26:12). Véase Jemuel.


Nemuelitas


(heb. nemûzêlî).


Descendientes de Nemuel* 2 (Nm. 26:12). 837


Neófito


(gr. neófutos, literalmente "recién plantado").


Término que sólo aparece en 1 Ti. 3:6. Por el contexto, neófutos se refiere a una persona sin experiencia o a una que recién se ha convertido.


Ner


(heb. Nêr, "lámpara" o "luz").



1.


Benjamita, hijo de Abiel y padre de Abner, el comandante del ejército de Saúl (1 S. 14:51). De acuerdo con el v 50, Ner o Abner era tío de Saúl. Si Abner fue el tío de Saúl, Ner era el abuelo de Saúl e idéntico a Ner 2.



2.


Benjamita, hijo de Jeiel y padre de Cis, padre de Saúl (1 Cr. 8:33; 9:35, 36, 39); posiblemente Ner 1.


Nereo


(gr. Neréus, un dios griego del mar; el nombre era común entre los esclavos y los libertos romanos).


Cristiano de Roma a quien Pablo envió saludos en su epístola a los Romanos (Ro. 16:15).


Nergal


(heb. y ac. Nêrgal, "héroe"; ten. Nrgl).


Dios babilonio del mundo subterráneo y del ámbito de los muertos. Como tal se lo consideraba la deidad de las plagas, la enfermedad y de otras causas de muerte, como la guerra y el hambre. Era la divinidad principal de Cuta (2 R. 17:30).


Nergal-sarezer


(heb. Nêrgal Ðar'etser, "príncipe del fuego" [del bab. Nergal-sharri-utsur, "que (el dios) Nergal proteja al rey"]).


Nombre de uno o tal vez 2 altos oficiales del ejército de Nabucodonosor (Jer. 39:3, 13). En un texto cuneiforme contemporáneo (fig 372), una especie de almanaque de la corte, Nergal-sharri-utsur es llamado "Príncipe de Sin-Magir". Sin-Magir era una ciudad y provincia de Babilonia al norte de la capital del país. Este nombre aparece en forma abreviada como Samgar, uno de los elementos del nombre compuesto Samgar-nebo (Jer. 39:3). Sin embargo, ne es propiamente el 1º elemento del nombre siguiente. Su error de ubicación posiblemente resultó porque los masoretas entendieron mal el pasaje. Consideraron el título de Nergal sarezer, Samgar, como un elemento de un nombre personal. Por ello, Jeremías menciona sólo a "Nergal-sarezer de Sin-Magir, Nebo-Sarsequim, el Rabsaris" y a "Nergal sarezer el Rabmag" (posiblemente idéntico al Sin-Magir de Nergal-sarezer).


Nergal-sarezer es probablemente la persona conocida por las fuentes históricas como el yerno de Nabucodonosor, y como el 4º rey del Imperio Neobabilónico (560-556 a.C.). Se cree que tomó el trono con una revolución en la que su cuñado, Amel-Marduk (el bíblico Evil-Merodac), fue asesinado. Una tableta recientemente descubierta de la Crónica Babilónica revela que realizó una campaña militar en Cilicia en el 3er año de su reinado (557/56 a.C.).


Neri


(gr. N'rí, Neréi; del heb. Nêrî, "mi lámpara [luz]", documentado en la inscripción de un antiguo sello heb.).


Descendiente de Judá, que aparece en la genealogía de Jesucristo que registra Lucas (Lc. 3:27).


Nerías


(heb. Nêryyâh[ú], "Yahweh es mi lámpara" o "lámpara [luz] de Yahweh"; cun. Niriyau; aparece en inscripciones de antiguos sellos heb. y en las Cartas de Laquis*).


Padre de Baruc, el escriba de Jeremías, y de Seraías (Jer. 32:12; 36:4; 51:59). Es posible que el padre de Baruc y el de Seraías no sean idénticos, sino sencillamente 2 personas con el mismo nombre.


Netaím


(heb. Neta{îm, "plantíos").


Aldea de Judá en la que vivían alfareros y donde tal vez se encontraron plantíos del rey (1 Cr. 4:23, BJ); identificada como Khirbet en-Nweit§, a unos 6,5 km al norte de la antigua Moresetgat (Tell ej-Judeideh).


Netanías


(heb. Nethanyâh[û], "Yahweh da [dio]" o "el don de Yahweh"; cun. Natanuyâma; también aparece en antiguos sellos heb.).



1.


Príncipe de Judá cuyo hijo Ismael asesinó a Gedalías (2 R. 25:23, 25; Jer. 40:8, 14, 15; 41:1-3).



2.


Hijo de Asaf y jefe del 5º de los 24 grupos en que David organizó a los músicos del templo (1 Cr. 25:2, 12).



3.


Levita que fue enviado junto con otros por el rey Josafat para enseñar por las ciudades de Judá (2 Cr. 17:8).



4.


Hombre cuyo hijo Jehudí fue enviado por los príncipes para hacer comparecer al secretario de Jeremías, Baruc (Jer. 36:14).


Netofa


(heb. Netôfâh, "gotera [destilación]" o "acción de gotear [goteo]").


Pueblo de Judá mencionado con Belén y Anatot (Esd. 2:22, 23; Neh. 7:26).


Dos de los valientes de David provenían de Netofa (2 S. 23:28, 29), y algunos netofatitas se mencionan entre quienes apoyaron la administración de Gedalías, el gobernador de Judá después de la caída de Jerusalén (2 R. 25:23; Jer. 40:8). Cincuenta y seis descendientes de anteriores habitantes de Netofa regresaron con Zorobabel de Babilonia (Esd. 2:22). Aunque este pueblo originalmente no había sido asignado a los levitas, levitas cantores vivieron en él después del exilio (Neh. 12:28). El sitio ha sido identificado con khirbet Bedd F~lûh, a unos 5,5 km al sudeste de Belén.


Netofatitas


(heb. netôfâthî).


Naturales o habitantes de Netofa* (1 Cr. 2:54; Neh. 12:28). 838


Nezía


(heb. Netsîaj, "excelente [ilustre, preeminente]").


Cabeza ancestral de una familia de sirvientes del templo. Algunos miembros de esta familia regresaron de Babilonia bajo la conducción de Zorobabel (Esd. 2:54; Neh. 7:56).


Nezib


(heb. Netsîb, "pilar [fijo]", "guarnición" o "ídolo").


Pueblo en la Sefela de Judá (Jos. 15:43), ahora Khirbet Beit Netsîb, a unos 12 km al noroeste de Hebrón.





















TABLA - FUENTES - FONTS


SOUV2BalaramScaGoudyFOLIO 4.2Biblica Font







free counters


Disculpen las Molestias



TABLA de Greek Mythology

Category: Greek Mythology | A - Amp | Amp - Az | B | C | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | O | P | Q- R | S | T | U | V | W | X | Y | Z
Greek Mythology stub | Ab - Al | Ale - Ant | Ant - Az | B | C | D | E | F - G | H | I | K | L | M | N | O | P | Q - R | R | S | T | A - K | L - Z | Category:Greek deity stubs (593)EA2 | A | B | C | D | E | G | H | I | K | L | M | N | O | P | S | T | U | Z

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Datos personales

Seguidores